AUFI Y Fuerte Fuerte Sevilla- Día 6

Acabamos nuestra serie de posts de colaboración con AUFI y Fuerte Fuerte Sevilla. Si durante la semana pasada estuvimos probando, embridando, taladrando y grapando sin parar, ayer lunes fue el momento de dar los toques finales y levantar nuestra estructura.

El viernes pasado nos quedamos con los tres módulos que componen la estructura casi listos. Sólo faltaban algunas uniones, sacar la estructura al exterior y unirla. Llegados a ese punto, el desplazamiento y la colocación de pilares no debían ser mayor problema.

panoramica
Pero eso era la teoría. En la práctica, una vez la estructura estuvo montada y entelada, al llegar el momento de moverla, las barras empezaron a romper por el centro, y tuvimos que tomar una decisión un poco desesperada: romper la estructura y colocar sólo una parte. Afortunadamente, pudimos salvar casi dos tercios completos, y aunque un poco desanimados, probamos a levantar la estructura y colocarla sobre los andamios que sirven de apoyos extremos.
Entre arquitectos y bailarines, levantamos la estructura, ajustamos las posiciones de los andamios, y apoyamos la cubierta, estabilizando además el centro con un par de pilares más.

IMG_20150330_194540
Nos gustaría decir que la experiencia ha sido todo un éxito, pero no lo sentimos así. Hemos aprendido, hemos trabajado con poco y hemos tenido margen para llevar a cabo ideas que en la escuela no hemos podido desarrollar. Pero no estamos contentos con el resultado: la autocrítica es más que necesaria en estos casos, y tenemos que sacar conclusiones de experiencias como esta.

La primera de esas conclusiones es que por mucha libertad que haya para intervenir, cuando hay poco tiempo y la mano de obra tiene que concentrarse en una sola acción, siempre hay que venir con los deberes hechos de casa. Ejemplos, ideas y conceptos más desarrollados y discutidos nos habrían servido de base para empezar mejor y de forma más eficiente.

La segunda, es que trabajando a contrarreloj, la organización es clave: quién, cuándo y cuánto tiempo deben estar más reglados. A veces es mejor 10 personas en un día que 3 en una semana.

Aunque hayamos quedados un poco desencantados con el resultado (en nuestras cabezas todo siempre quedaba mucho mejor, más rápido y más resistente), no todo ha sido terrible. Hemos pasado una semana con un grupo de personas muy dispuestas a trabajar, a mancharse las manos, a coger un serrucho, una grapadora y una sierra de calar en cualquier momento sin poner una mala cara. Nos lo hemos pasado bien aunque llegásemos reventados a nuestras casas, después de haber cargado pilares, pasado horas en cuclillas atando, embridando o taladrando.

No nos queda más que dar las gracias al equipo: a Marta, que ha venido desde Córdoba a llenarse de polvo todos los días; a Luisa, que entregaba un concurso y luego se ha pasado más de una mañana embridando y atando elástico; a Carmen y Pedro, que se hacen 200 km de ida (y otros tantos de vuelta) para venir a echar una mano; a Manu, que ha estado al pie del cañón todos los días y que tiene el arsenal más grande de taladros que hayamos visto nunca; y sobre todo a Andrea, a Fran y a David, que han aparecido dispuestos a echarnos una mano cuando han tenido un rato o un día libre, aún sin tener nada que ver con AUFI o con el proyecto. Gracias.

La siguiente vez será.

Experiencia desarrollada y redactada por Fabiola.

1 Comment

Join the discussion and tell us your opinion.

Fuerte Fuerte Sevilla (VI) | AUFIreply
Marzo 31, 2015 at 09:03 PM

[…] Artículo completo aquí. […]

Leave a reply