Case Study. La obra de Charles y Ray Eames

Cuesta asociar a California con el epicentro de la innovación arquitectónica, apartándonos de la arquitectura neocolonial, los pastiches de aire europeo, y los rótulos de Hollywood, la revista (California) Arts and Architecture buscaba soluciones de bajo coste para construir “la vivienda de postguerra”. 8 casas que deberían ser asequibles, realistas con la forma de vivir de la sociedad de la época, y sensible a las innovaciones en el terreno de la construcción y la industria. Redefinir la modernidad cotidiana, en definitiva.

Es precisamente esa redefinición de lo cotidiano como describiría la obra de los Eames. Charles y Ray comenzaron a trabajar juntos para un concurso del MoMA (Museum of Modern Art), cuando Charles Eames y Eero Saarinen desarrollaban sus propuestas de mobiliario usando madera plegada y donde las limitaciones formales parecían no tener cabida. Son estos diseños el germen de su posterior trabajo en la madera, así como de ese poso de estética escandinava presente en su obra.

Su taller en Santa Monica (California) fue un caldo de cultivo para todo tipo de proyectos: de la arquitectura a los juguetes, pasando por todo tipo de mobiliario, pequeños proyectos cinematográficos o museografía. Hay mucho de vanguardia en la capacidad que tuvieron para desarrollar y gestionar proyectos de ámbitos tan diferentes o de escalas tan diversas en un mismo espacio, de adentrarse en diferentes disciplinas, y conseguir resultados coherentes con el resto de su obra.

En los últimos meses hemos estado expuestos a un bombardeo constante sobre la obra de la pareja: abrimos la veda con el documental “The Architect and the Painter”, y luego comenzamos a trabajar sobre su Case Study en uno de nuestros talleres de Modelado y Renderizado, así como fotos, frases o proyectos inspirados en ellos(de los que algunos somos absolutamente culpables), los Eames estaban por todas partes. Hasta hoy, que es el natalicio de Charles (107 años), y parecía la fecha perfecta para explicar qué tiene su trabajo de especial.

Dejando lo icónico y reconocible de su obra a un lado, es la facilidad para alimentarse y extrapolar tecnología de otros ámbitos (como el militar) al diseño de muebles, de apropiarse de materiales conocidos y usarlos de forma diferente, o de anticiparse a los cambios en la sociedad y darles una solución la característica más brillante del trabajo de los Eames, y lo que los mantiene plenamente actuales. Investigar, probar, y jugar hasta dar con la solución.

Por Fabiola

Share your thoughts