¡Qué nos gusta meternos hasta en los charcos!
Cuando, allá por marzo, empezamos el #The100DayProject, sabíamos que iba a suponer una tarea que requeriría un esfuerzo extra y continuado, pero aun así conseguimos superar el reto.

Apenas en el ecuador del mismo, sin haber llegado aún al día 50 y faltos de adrenalina, la convocatoria del BLURFAIR se hizo pública: la 1ª Feria de Arte Emergente en Sevilla, una exposición de los trabajos de todos los artistas participantes durante un fin de semana. No nos lo pensamos demasiado, ya que supondría tomarle el pulso al reto y “había que intentarlo”… enviamos el proyecto y ¡fuimos seleccionados!.
En cierto modo supuso el empuje adicional que buscábamos para continuar con ánimos renovados.

La verdad es que lo nuestro es la arquitectura y éramos novatos en el mundo de las exposiciones. De hecho nos pasamos esas semanas investigando sobre el resto de los artistas que habían sido seleccionados y preparando nuestro material; afinando la impresión en imprentas de uno y otro lado hasta dar con el resultado que queríamos; fabricando los marcos cortados a láser (por obra y gracia del FAB LAB Sevilla) porque, para variar, nuestros formatos eran de unas dimensiones un tanto peculiares; pintándolos uno a uno y montando los cuadros; replanteando, lápiz y puntillas en mano, la pared de nuestra habitación.

Una aventura.

ee3

Fue una locura pero de esas que acaban saliendo bien y que deseas repetir. Una semana frenética pero coronada por un fin de semana de lleno absoluto en BLURFAIR.

Jamás hubiésemos imaginado que una iniciativa así moviese a tanta gente.
Sevilla no es sólo tradición, y BLURFAIR ha generado en la ciudad un gran interés. Ver arte no es caro (una pulserita de 2 euros para 3 días es más que asequible), y tener al artista en la habitación que te explique lo que hace, por qué lo hace y cómo lo hace es una oportunidad de lujo. Por la feria ha pasado todo el mundo: periodistas, bloggers, artistas, estudiantes de bellas artes, arquitectos, padres con sus hijos, señoras que van a exposiciones y acaban hablando de sus cosas, jubilados… todos los estratos de Sevilla han pasado por allí.

Como artistas, hemos conocido gente muy buena: nuestra compañera de habitación, Rocío Gómez, maneja la acuarela como nadie, y sus ilustraciones de animales han levantado pasiones.11856311_391850347679907_2302347186653031647_o

Lobón Leal exponía todos los entresijos de su trabajo: cuadernos de bocetos, originales, primeras páginas para un cómic que está preparando (y que tenemos fichado)…y además nos explicó pacientemente qué técnicas usa.

Marta Nieto nos hizo partícipes de su “recuerdo sobre fondo blanco”, nos reímos con su serie de Angelitos, y descubrimos luego sus cuadernitos (esto SI es ser multidisciplinar)… y como el mundo es un pañuelo, resulta que también había sido profe de alguna compañera de escuela.

Y socializando, socializando… también hemos conocido al Lápiz Colorao, a quien sólo podemos dar las gracias una y otra vez por interesarse tanto en nuestro trabajo; al Capitán Nazareno (bueno, a su dibujante), a quien asaltamos en un pasillo a plena luz del día; y al Ninja Blanco de Dompi Serigrafía. Hemos comprobado que los Crótalo & Triángulo son tan divertidos como currantes… no se llevan tres habitaciones a la vez sin matarte a trabajar.

12000914_391850727679869_4378936641833713795_o

Pero en realidad esto iba a ser un post de agradecimiento: a LAB Sevilla, que tiene un arte que no se pué aguantá, y a su alter ego, Alejandro, que tiene un corazón enorme y unas ganas de hacer una Sevilla contemporánea más grandes todavía. A La Galería Roja (David y Lola) por los 2/3 de la buenísima organización que les corresponde, y porque sin sus cursos, AY PERDIGÓN no estaría completo. A Rocío, nuestra compi, por ser un dechado de paciencia con nosotros.

A todos los que se han acercado a nuestra habitación y han hablado con nosotros un rato, han mirado las ilustraciones y han reconocido alguna que otra: GRACIAS. A todos los que nos han dicho “pero como mola esto!”: GRACIAS. A los que se han llevado una de nuestras láminas, una tarjeta, o han traído a algún amigo a nuestra habitación: GRACIAS.

Muchísimas gracias a todos, y muchísimas gracias a BLURFAIR. No todos los fines de semana se conoce a tanta gente estupenda, se explican tantas obras de arquitectura o se cuenta la obra Spiral Jetty de Robert Smithson a un niño de 7 años.

 

*Todas las fotos son de Rocío Gómez, nuestra novatez no nos hizo caer en la cuenta de que nunca está de más hacer fotos de las exposiciones en las que participas.