…la hermana pequeña de la Torre del Oro. Así he respondido durante varios meses a la pregunta de dónde estaba haciendo el PFC. Resulta extraño que un espacio tan emblemático como la Casa de la Moneda de Sevilla sea a la vez tan desconocido, pero es lo que ocurre cuando la ciudad le da la espalda a su patrimonio, permitiendo que se desfigure su uso para ser un proyecto utópico en un futuro y un aparcamiento eterno en el presente.

01_plaza_

Esta fue una de las razones que me motivó en un principio a plantear mi proyecto allí. Dos meses y medio después de la entrega vuelvo a escribir sobre él, para resumir en pocas líneas la intervención que propuse y la vital ayuda que en ese momento me prestaron desde inOrbis Carlos, Luis y Fabi en cuanto a infografías se refiere.

Pocos espacios pueden decir que, a pesar de los años, culturas y usos, conservan su personalidad desde su creación hasta nuestros tiempos. Estas mismas peculiaridades que lo enriquecen son las mismas que lo han ensombrecido: el hermetismo del conjunto, el carácter semipúblico de los espacios y su funcionamiento como pequeña isla independiente del resto de la ciudad.

D:\Arquitectura\7º PFC\A. Proyecto básico\0. Básico\02.

De palacio musulmán a Casa de la Moneda, siendo entre medias Cárcel de Caballeros, corral de comedias o incluso gueto judío. Las murallas que cercaban este espacio en su totalidad permitieron su aislamiento, favoreciendo así que se desarrollaran usos tan diversos pero a su vez, recluidos sobre sí mismos.

La idea del proyecto era rescatar la huella oculta, que durante años, mediante un largo proceso de sedimentación, ha cubierto el entorno y difuminado sus límites.  Se pretendía recuperar la historia, la evolución desde los inicios, evidenciando las transformaciones sufridas. La primera huella fue del palacio de Abú-Haffs, de la que se conservan la espacialidad del patio del palacio (actual calle Habana), y de la que se rescatan los espacios verdes que originalmente fueron huertas, para conformar el espacio público.

La vuelta de la vegetación a este espacio se ordenaba según otra huella, la de las antiguas hornazas de la Casa de la Moneda, trasladando la modulación de las mismas al espacio público. En el pavimento también se evidenciaban otras trazas, las de los patios de los corrales de vecinos que colmataron este espacio.

00_Panorámica_

Otra de las estrategias era la liberación de la Torre de la Plata, atrevida propuesta que aprovecha la ventaja ser un ejercicio teórico, a sabiendas de que es una propuesta que no se llevará a cabo.

Para terminar la intervención, se “cierra” la manzana con la reedificación de parte del frente de la calle Santander, manteniendo una distancia prudente con la torre, y dejando el nuevo espacio público abierto a la ciudad. En este edificio, se proponía crear un área coworking, un tipo de espacio donde las relaciones laborales se entienden desde una perspectiva más abierta.

Como decía al principio de la entrada, también iba a hablar de los renders y fotomontajes que tan bien muestran el proyecto tal como se pensó. Poco antes de empezar con esta tarea, aun con el básico sin cerrar pero bastante avanzado,  recibí en mi casa a Luis y a Carlos para que a modo de profesores de proyectos me ayudaran con una penúltima corrección (digo penúltima porque al igual que con las copas, nunca se sabe cuándo fue y será la última). Con ellos estuve un buen rato viendo cada detalle y pormenor del proyecto, apuntando unas cuantas sugerencias interesantes y frunciendo el ceño con las que no parecían tan interesantes, o que simplemente requerían de mucho trabajo para el que no disponía del tiempo necesario.

Realizados los cambios pertinentes comencé el levantamiento del edificio propuesto en el proyecto, con mucho cuidado y atención, ya que no quería que tuviesen que corregir el 3D, cosa que afortunadamente no fue necesario. Mientras, con los planos que le pasé a Luis, hizo un levantamiento del entorno con una precisión sorprendente, para que poco después Carlos hiciera los renders que servirían de base para los fotomontajes.

Para esta ardua tarea entro en escena Fabi, dándole vida a las fríos renders que sirven de base para este tipo de fotomontajes. Tengo que admitir que ella fue quien más tuvo que discutir con su “cliente”, ya que mis conocimientos de photoshop son mucho mayores que los de 3ds max, y por tanto, mi nivel de réplica también. Por suerte salió todo bastante bien, ya que en temas de fotomontajes, Fabi es muy buena creando ciudades, y por el contrario, a mí se me da mejor destruirlas, y como en este caso el montaje era constructivo, cumplió con su tarea con gran éxito.

Escalera_fabi_BN

Por Antonio.