The 100 Day Project 2016. Semana quinta. Momento de imprimir.

Todo va viento en popa con el reto. Hemos comprobado que el cambio al formato cuadrado ha sido una buena decisión después de todo y ya tenemos más de 1/3 del reto acabado.

Algunas de las ilustraciones que hay hasta ahora nos han enamorado mucho y por eso no hemos podido esperar a terminar este año (aún quedan demasiados días para acabar), nos hemos puesto a hacer pruebas de impresión y lanzado a colocar más ilustraciones en nuestra tienda.

Precisamente, de esta semana que resumimos habrá más de una seleccionada, por lo que podemos afirmar que han sido unos días muy prolíficos.

Día 29. Dalton House. Alberto Morell.

29_Dalton-House_insta

Si visitas este proyecto descubrirás, como nosotros, que el espacio más especial se encuentra en el patio.

Todo el proyecto es una belleza en sí, desde la ubicación del mismo a cómo está resuelto cada uno de sus rincones. Sin embargo, el patio es lo que nos llamó la atención desde el primer momento y a donde nos dirigimos sin pensar para ponernos a ilustrar.

Nos dio un poco igual las dimensiones de cada elemento que aparece en la ilustración, sólo nos interesaba cómo, desde la piscina central, veías ascender una escalera que remata en el muro perimetral, que resulta ser mirador a su vez, y desde donde puedes sentarte a mirar todo el paisaje que te envuelve.

Día 30. PAO II for the Nomad Girl. Toyo Ito.

30_itoRGB

Hay ilustraciones en las que poco importa la geometría de la obra, y en las que decidimos centrarnos en el concepto. El Pao, una vivienda para una chica nómada en Tokyo, es una arquitectura flexible, desmontable y transportable que permite ser instalada aquí y allá. La chica nómada siempre estará en casa. Siempre tendrá una habitación propia. La idea surgió de uno de los fotomontajes originales: Tokyo de noche, con miles de puntitos de luz, y el Pao moviéndose sin parar, como una estrella fugaz. La geometría de triangulaciones pedía ser una constelación de estrellas, la constelación de la chica nómada.

Día 31. Summer Vault. Independent Architecture + Paul Preissner Architects.

31

En esas fechas coincidía que se estaba celebrando la Bienal de Arquitectura y las redes sociales no hacían más que bombardear con fotos de organizaciones pasadas cuando topamos con este pabellón.

Decidimos ilustrarlo jugando con su tono celeste original, con el que intentamos camuflar la bóveda envolvente con el cielo de fondo. De esta manera, jugamos con los reflejos y las sombras para darle el toque de color, con formas sencillas.

Día 32. Devil’s Corner Tower. Cumulus Studio.

32_cumulus

Lo primero que nos llamó la atención de este proyecto fueron las piezas negras, con esa masividad falsa, una pesadez sólo aparente, que desaparece al ver a los visitantes dentro de ellas. Decidimos centrarnos en el contraste de texturas de la madera, el metal negro y el cielo del desierto de Tasmania: la simplicidad del proyecto debía estar representada en la ilustración.

Día 33. Vara Pavilion + Solo House. Pezo Von Ellrichshausen.

33_Pezo-Von-Ellrichshausen

Los proyectos de este equipo son fascinantes, formas geométricas muy limpias que se repiten e interactúan para crear espacios extraños y mágicos. Y sin embargo, una de las cosas que más nos llamaba la atención de ellos era la manera que tenían de representar dichos proyectos, con un estilo gráfico muy personal.

Quisimos hacer un doble juego. Por un lado, representar una arquitectura inexistente que es el resultado de coger su Vara Pavilion y transformarlo con los recursos que utilizan en otros proyectos, como la Solo House (entre otros). Además, le añadimos un poco del estilo gráfico que les caracteriza.

Esta ilustración la hemos podido rehacer 5 veces, con tonos diferentes en algunas, pruebas de grafismo en otras, alguna prueba de impresión… y parece que todavía nos puede dar juego para unos cuantos intentos más.

Día 34. Holiday Home. Marco Zanuso.

34_marco-zanuso

Marco Zanuso es el comienzo de la catarsis. En primero, uno de nosotros dibujó y redibujó esta casa más de veinte veces. Primero el muro perimetral, después las separaciones que delimitaban las habitaciones, y si todo había ido bien, la mesa del centro. La mesa no admitía compás: la piedra irregular había que representarla tal cual, dándole al trazo la irregularidad justa, pero sin pasarse. Si la mesa habia ido bien, a veces se sombreaban los muros.

Quizás Marco Zanuso fuese el primer contacto con un arquitecto que también era diseñador. Fue difícil encontrar documentación, los planos se contradecían y sólo se hablaba de su obra como diseñador de mobiliario. Al final, acabamos cogiendo cierto cariño a sus piezas (y a intentar cazarlas a buen precio), a la casa, y a la idea de que, como arquitecto, no sólo se podía hacer arquitectura.

En el reto anterior se quedó sin ilustrar: a veces es difícil hacerlo con una obra que has trabajado tanto, o que te ha dejado demasiada huella. Esta vez, por fin salió Zanuso: con un chiste, “conecta 4” que hace alusión a la doble simetría de la vivienda, y con  sombreado en halftone de publicidad antigua, es  nuestro pequeño homenaje a esos arquitectos que son capaces de cambiar de escala en medio segundo y salir airosos.

Día 35. Mandaean Ethnographic Center. Barge & Bouza.

35_The-mandeo-Ethnographic_insta

Este proyecto se muestra totalmente diferente en función al alzado que estés mirando. Por un lado verás unas aperturas a todo su contorno utilizando el ritmo que da unas largas lamas… y por el lado contrario, aparece una arquitectura sólida y opaca gracias a la textura del hormigón.

Precisamente aprovechamos uno de sus alzados, que ilustramos casi literalmente, porque aparentaba una casa con su chimenea (en realidad es una linterna de luz), en un paisaje tranquilo. Así de sencillo.

Share your thoughts