The 100 Day Project 2016. Semana tres y un paso atrás.

No os dejéis engañar por el título que no hemos dejado de participar en el reto de este año.

Lo que sí es cierto es que, casi con ¼ del reto alcanzado, nos habíamos dado cuenta de que era insostenible continuar con el reto de la manera que lo habíamos enfocado.

#100daysofimaginarylands necesitaba más de nosotros de lo que nosotros podíamos dar. Era una idea emocionante y apasionante, pero demasiado ambiciosa, ya que buscábamos también que tuviera premisas muy parecidas al que hicimos el año pasado: resolver la ilustración en una hora y que fuese una tarea divertida y amena, antes de seguir con el resto de nuestro trabajo diario.

Por eso, hemos decidido volver al formato cuadrado y recuperar el reto tal y como lo trabajamos en 2015, seguir ilustrando nuevas arquitecturas de nuevos arquitectos y dejar los mundos imaginarios para proyectos más acotados y mejor trabajados.

¡Pronto seguro que volveremos a encontrarnos viajando alguno de ellos!

Día 15. Stadt des Orions. Hannsjörg Voth.

015_Hannsjorg-Voth_insta

Conocíamos el trabajo de Land art de este artista alemán desde hace tiempo pero no recordábamos sus extraños edificios en mitad del desierto hasta que nos encontramos con él en alguna feria del libro, así que, en la pesca continua de buscar nuevas referencias para las ilustraciones, fue suficiente señal.

En el desierto de Marruecos encuentra su lienzo en blanco para experimentar con la tradición de las construcciones en barro, ayudado de los trabajadores locales.
En esta ilustración era importante destacar la conexión que el propio Hannsjörg buscaba entre el barro y el firmamento, las escaleras miran hacia Orión mientras que nosotros vemos una pequeña ciudad que recorta el cielo con su silueta e iluminada por la tenue luz de las estrellas.

Día 16. Ghent Market Hall. Marie-José van Hee feat. René Magritte.

16_maria-jose-van-hee_piedra-gris

La ilustración comenzó con el concepto de planta baja libre, y con pensar en una aplicación muy extrema de este principio de Le Corbusier. Decidimos así dejarnos llevar por Magritte, y levantar un tozo de tierra hasta hacerlo levitar en el universo. Siguiendo el hilo de pintura belga, quisimos unirlo a un edificio de planta baja libre: el Market Hall de Gante, una cubierta de madera que se apoya en las cuatro esquinas. Una doble planta baja libre o el surrealismo aplicado a los principios de Le Corbusier.

Día 17. Museo de Ahmedabad. Le Corbusier.

017_Le-Corbusier_insta

Las arquitecturas de Le Corbusier forman ya parte incondicional de nuestra cultura visual arquitectónica y habíamos visto las brise-soleil en todas sus variantes posibles.

Sin embargo, investigando un poco esta biblioteca suya en la India, descubrimos con cierta alegría la manera en la que la vegetación comenzaba a crecer rebosante en medio de tanta razón y hormigón… ¡y nos dejamos llevar!, aún nos hubiera hecho falta muchas más enredaderas, en cada uno de sus huecos.

Además, la forma de representar cada una de esas matas tiene un componente intencionadamente fractal, donde la hoja de la enredadera es la unidad elemental, y con su repetición y colores se busca la explosión en contraste con las celdas de la colmena planteada por Le Corbusier.

Día 18. T House & Silent Architecture. Simon Ungers.

18_simon-ungers

Conocimos la serie Silent Architecture de Simon Ungers casi de casualidad: un catálogo de arquitecturas imaginarias que tiene mucho del academicismo de Boullée y Ledoux. Los edificios, de diferentes tipologías, se presentan de forma aislada en un entorno controlado. Decidimos hacer que una parte de su arquitectura real, la T House, se asemejase a los modelos de arquitectura que proponía Ungers: aislada en un fondo gris, el volumen de la casa se convierte en una maqueta para una vivienda unifamiliar.

Día 19. Arches Boulogne. Antonini Darmon Architecs.

019_Antonini-Darmon_insta

Aunque la obra original en la que se inspira esta ilustración tiene los arcos como elemento fundamental de composición (conforma toda su fachada), no es una arquitectura imposible de Escher y es un edificio perfectamente habitable.

Sin embargo, era bonito poder imaginar verse a sí mismo, apoyado en uno de los arcos, mirando hacia otro arco a través del que se puede descubrir otro arco, donde verás otro arco a su vez, y así, de manera infinita hacia delante y hacia atrás.

Día 20. Rhytmic Spaces. Adolphe Appia

20_appia

Adolphe Appia sentó los cuatro pincipios de la escenografía que hemos usado en la ilustración: escenario vertical (la hilera de columnas), el escenario horizontal (el suelo o en nuestro caso, las escaleras), la luz (es el juego de luces y sombras el que convierte las columnas en peldaños de escalera), y el actor que se mete dentro de dicha escena.

Día 21. The Egg. Wallace Harrison.

021_The-Egg

Siempre hay sorpresas en un reto como este.

100 días ilustrando supone también 100 días buscando, y esta pieza se trata de uno de esos descubrimientos que dejan noqueado en un primer momento pero que luego comienzan a dibujarte una sonrisa divertida al principio, y una sonrisa maliciosa al final: ¡vamos a ilustrar esto!

The Egg es un edificio de estilo, por redundante que pueda sonar, brutalmente brutalista. Sin embargo, aunque su escala es enorme, se ve cierta elegancia en su forma y si entrecerrábamos los ojos y nos olvidábamos del hormigón, descubríamos una gran nave repostando y esperando para poder despegar en muy pocos días.

Y en eso se convirtió, al poco nos vimos viajando en nuestra particular nave colonia.

Share your thoughts